Resumil.com

Las desventajas de la "economía gig".-

fecha 20 JUN 2016 Fuente FINANCIAL TIMES por Sarah O'Connor Comentarios 0

Las desventajas de la Las empresas "colaborativas" o "compartidas" como Upwork o Uber moldean el mercado laboral de una manera más profunda de lo que indican las etiquetas

Si hay una frase que me molesta más que "economía compartida" es "economía colaborativa". La semana pasada, nos enfrentamos a las dos: Morgan Stanley publicó un informe sobre la primera y el Centro de Estudios de Política Europea (CEPS, pos sus siglas en inglés) escribió uno sobre la segunda.

Los informes abordan el mismo tema: el crecimiento de las empresas como Uber, TaskRabbit y Upwork y cómo podrían cambiar la economía. Es una pregunta interesante y una en la que pienso mucho. Pero estas compañías son muy diferentes y no encajan muy bien bajo una sola etiqueta. Y si lo hicieran, no sería ninguna de éstas.

La mayoría de las empresas de "economía compartida" o "economía colaborativa" utilizan el Internet para facilitar las transacciones entre compradores y vendedores por una tarifa. Algunas facilitan el arrendamiento de activos (como Airbnb), algunas la venta de mano de obra (como TaskRabbit y Upwork) y algunas un poco de ambas (como Uber).

¿Qué es exactamente lo que se está compartiendo aquí? ¿Quién está colaborando con quién? Los trabajadores independientes en Upwork "comparten" sus habilidades con el mundo de la misma forma en la que yo "comparto" las mías con el Financial Times. Los anfitriones de Airbnb no están "colaborando" con sus huéspedes más de lo que Marriott International "colabora" con los suyos.

Estas etiquetas tenían sentido cuando aparecieron hace unos seis años. Después se usaron para ciertas compañías emprendedoras – como SnapGoods y Share Some Sugar – que tenían como objetivo que los vecinos pudieran prestarse cosas como taladros eléctricos. Algunas de las plataformas de hoy en día todavía se ajustan a la etiqueta "compartida" pero muchas de las más conocidas no lo hacen.

Se podría argumentar que en realidad no importa. Posiblemente estos apodos no se ajusten perfectamente al fenómeno que describen ahora, pero están arraigados y todo el mundo sabe lo que significan.

Pero hay dos razones para no ceder e ir con la corriente.

En primer lugar, englobar estas empresas en conjunto conduce a confusiones acerca de su alcance y escala, así como de sus ventajas y desventajas. Podemos debatir si Airbnb está socavando injustamente a hoteles y hostales regulados, pero no lo confundamos con el análisis del impacto de las empresas como Uber en el mercado laboral.

Un estudio reciente de JPMorgan de 260,000 usuarios de las plataformas en línea encontró marcadas diferencias entre las personas que utilizan plataformas de capital como Airbnb y eBay y las personas que venden su fuerza de trabajo. Estos últimos eran más pobres y más propensos a confiar en las plataformas para amortiguar caídas en sus ingresos.

También hay una diferencia entre el trabajo físico y el trabajo en línea. El informe del CEPS indica que los ingresos para "trabajadores físicos" en países como EE.UU. tienden a ser mucho mayores debido a que están compitiendo a nivel local con personas que se enfrentan al mismo costo de vida.

Las plataformas de "nube humana" virtuales, por el contrario, crean un mercado global donde un trabajador en Dallas compite con uno en Sofía y otro en Manila. Los ingresos promedio por hora en Mechanical Turk están por debajo del salario mínimo en EE.UU., pero son 14 veces el salario mínimo en India. A los reguladores nacionales y funcionarios fiscales preocupados por las empresas como Uber les resultará aún más difícil enfrentarse a una "nube humana" sin fronteras.

La segunda razón para rechazar las etiquetas "compartida" y "colaborativa" es que dan la impresión equivocada de lo que hacen estas compañías. No son "amos" que explotan a los "siervos digitales" –como algunos han argumentado– pero tampoco solamente son intermediarios entre la gente común que quiere intercambiar bienes y servicios.

Estas compañías moldean los mercados que crean. Upwork, por ejemplo, ha cambiado recientemente las tarifas que cobra a los trabajadores independientes, de una tarifa plana del 10% a una escala móvil: los trabajadores pagarán 20% sobre los primeros u$s 500 que cobren a un cliente y un 5% sobre la facturación de más de u$s 10.000.

David Francis, un investigador asociado de Staffing Industry Analysis, dice que la compañía quiere animar a los usuarios a tratar el sitio como un trabajo a tiempo completo, lo que haría que el modelo de negocio fuera más rentable.

Puede que no sea algo malo, pero es un signo del poder que estas plataformas tienen para moldear el comportamiento de sus usuarios. Ellos no promueven ni facilitan el intercambio y la colaboración: son un puñado de empresas que tratan de ganar dinero mediante la creación y el control de los mercados para nuestro trabajo o nuestras cosas.

Algo me dice que esa pegadiza definición no va a durar.



Agregar un comentario:
  • A partir del 15-01-10 los comentarios no serán publicados directamente, sino que pasaran por una revisión antes de su publicación. Esto es debido a un gran número de cometarios que violan las condiciones de uso establecidas por Resumil.com.
  • No se permitirán comentarios ofensivos, descriminatorios o contrarios a las leyes argentinas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.-
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.-

  • Resum@il:
    Suscribace a nuestro newsletter.

    Recomendar artículo:
     Sus datos:
     Datos del destinatario:
     Comentario:
    © Resumil.com